Cambio de filtros

Una de las claves para mantener su vehículo en buen estado es cambiar los filtros. En un coche encontramos cuatro filtros fundamentales, cuyo estado y funcionamiento deberemos vigilar. En el coche hay varios tipos de filtros, siendo los más habituales el de aceite, el de combustible, el de aire y el de partículas.

Filtro de aire: 

La sustitución del filtro de aire se recomienda durante los cambios de estación o cada 2 revisiones, asumiendo que el vehículo es revisado anualmente.

Lo más aconsejable es que en cada revisión se compruebe el estado del filtro.

Filtro de aceite:

Por lo general se suele alargar el cambio de aceite, esperando un par de miles de kilómetros más. Es necesario incidir en la importancia del cambio del filtro de aceite en su debido momento. Lo mejor es cambiarlo cada vez que se sustituya el aceite del motor, pues nos puede ahorrar más de un disgusto.

Filtro de combustible:

En muchas ocasiones, el mal estado de este filtro puede incurrir en pérdidas de combustible, así como un mayor consumo de este. En el caso de los vehículos diésel, el filtro tiene una importancia mayor, ya que alberga la humedad que genera este tipo de combustible y al tener mayor funcionalidad, su vida útil se ve reducida.

Se recomienda la sustitución del filtro cada 60.000 kilómetros en coches de gasolina; en el caso de los diésel, es aconsejable sustituirlo cada 30.000 kilómetros por los daños que pueda generar la humedad.

Filtro del habitáculo:

El mejor momento para cambiarlo es en temporada de primavera para eliminar cualquier rastro de suciedad y moho que se haya acumulado durante otoño-invierno, pero si no es posible, su sustitución debería llevarse a cabo cada 10.000 kilómetros.

 

En Motorclean, dispones de los servicios de cambio del filtro de aire, filtro de aceite, filtro de combustible (diésel y gasolina) y sustitución del filtro del habitáculo.